24 febrero 2012

Flusti, la perrita destructora

Hace ya unos meses os hablé de mi perrita Flusti. Decía medio en broma que se convertiría en una perrita bordadora. Pues bien, aquí veis el resultado después de dejarla solita en casa más tiempo de la cuenta. Como no le gusta nada quedarse sola, se venga y me da donde más duele: mordisqueando los bordados. No sabeis que rabia da! 

Bordado mordisqueado por Flusti

Además, no sé que tiene con los hilos, le encanta lametearlos. Aunque después se sequen, quedan inservibles. Para que veais bien todo el desbarajuste que me causa, dejo aquí otra foto con el "antes y después" de mi caja de hilos. La mayoría de las veces dejaba la caja en un estante, pero hay días en los que me olvido, y después, pasa lo que pasa.

Antes y después de Flusti

 Mis amigas me dicen que la he de castigar. Pero,... con esta cara de buena, 
¿¿¿cómo voy a castigarla???



2 comentarios:

Darea (Galicia) dijo...

Que graciosa la frusti!! Aun haciendote esa faena... tiene su encanto jajaja

Andrea dijo...

jajaja que graciosa la Frusti...aunque en ese momento de abrir la puerta de casa y ver la destroza no es para nada gracioso, te entiendo perfectamente porque mis dos perritas hacen lo mismo, cuando se quedan solas en casa, arrasan con lo primero que pillan! Y a la pequeña tambien le encanta lamer los hilos, yo no se que tendran...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...